Perú se suma a los países que aumentan impuestos a las bebidas azucaradas

El 9 de mayo de 2018, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de la gestión del presidente de Martín Vizcarra publicó el Decreto Supremo N° 091-2018-EF que modifica la tasa del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) de las bebidas azucaradas, entre otros productos de consumo masivo. De acuerdo al MEF, en coordinación con el Ministerio de Salud, el principal objetivo del aumento del impuesto en estas bebidas es la salud pública, ya que se busca disminuir los costos que implica el tratamiento de enfermedades como la obesidad y la diabetes. Ante esta medida se han levantado opiniones a favor y en contra de diversos sectores de la sociedad.

¿En qué consiste la norma?

La norma señala que las bebidas que contengan 6 gramos o más de azúcar, edulcorante o aromatizadores por cada 100 mililitros, aumentan de 17% a 25% del ISC. Según la publicación de El Peruano, las bebidas que ingresan en esta categoría son agua mineral, agua gasificada, cerveza sin alcohol y bebidas no alcohólicas. Se excluyen aquellas que cuenten con registro sanitario o autorización excepcional de productos farmacéuticos, tales como fórmulas para lactantes, alimentos envasados para lactantes y niños, entre otros.

Opiniones encontradas

De acuerdo a la encuesta de Pulso Perú de Datum publicada en el diario Gestión, el ISC no causó mayor rechazo en la población. El 52% de los encuestados afirmaron que estaban de acuerdo con el aumento de impuesto en las bebidas azucaradas. El principal motivo es por ser nocivo para la salud.

El presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) en declaraciones para RPP señaló estar de acuerdo con la medida porque se fundamenta en el cuidado de la salud pública con el objetivo de disminuir los índices de sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Para la titular del Ministerio de Salud, Silvia Pessah, el ISC en las bebidas azucaradas podría conllevar a mayores eficiencias en el gasto que realiza el Estado en el sector salud, según La República.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Lima señaló a diversos medios que el incremento del impuesto podría generar el aumento de los precios de la canasta familiar y la posible adulteración de productos. La Asociación de Bodegueros del Perú opinó el impacto sería alto, al punto de reducir las ventas de las bodegas en 30%. Acorde con esta declaración, la Asociación de la Industria de Bebidas y Refrescos sin Alcohol del Perú (ABRESA) se pronunció respecto al alza, señalando que es una medida arbitraria y que podría afectar a más de 300 mil bodegas, según afirmaciones publicadas en los diarios Gestión y El Comercio. De acuerdo a este último medio de comunicación, la Sociedad Nacional de Industrias también se muestra en contra del aumento del ISC y ha enviado una carta al MEF con la finalidad de llevar a cabo una reunión de urgencia.

Alerta de la OMS sobre las bebidas azucaradas

En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a las autoridades públicas de los países para aumentar los impuestos de las bebidas azucaradas en al menos 20%. El argumento sería las bebidas azucaradas son el principal contribuyente de la obesidad, la diabetes y la caries dental. En el informe Impuestos en bebidas azucaradas: ¿Por qué hacerlo?, se señalan los principales beneficios que traería este aumento de impuesto:

  • Reducción del consumo de bebidas azucaradas en un 20%.
  • Prevención de la obesidad.
  • Ahorro en cuidados de la salud.
  • Más presupuesto para la promoción de la salud pública.
  • Consumidores de bajos recursos y la población más joven obtienen los mayores beneficios en salud por el aumento del impuesto.

El informe también advierte que esta medida no es suficiente para parar la epidemia de la obesidad y la diabetes. Los países deben emprender un plan que incluya la política fiscal, la regulación del marketing de productos azucarados dirigido a la niñez y la educación pública sobre la alimentación saludable.

Obesidad aumenta en el mundo y en Perú

De acuerdo a las Naciones Unidas, en 2014 el 39% de los adultos de 18 años a más tenía sobrepeso y más de medio billón de adultos eran obesos (11% de los varones y 15% de las mujeres). En 2015, 42 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso u obesidad.

Las estadísticas en Perú de 2016 señalan que el 35% de la población de 15 años a más padece de sobrepeso, y que esta condición está presente en el 35,8% de mujeres y el 35,2% de hombres. Por otro lado, el 17,8% de la población es obesa (22,4% son mujeres y 13,3% hombres), esta enfermedad tiene mayor presencia en áreas urbanas (21,9%).

La obesidad es el factor de mayor riesgo para desarrollar afecciones del corazón, cáncer y otras enfermedades. La OMS recomienda que para prevenirla, tanto niños como adultos, deben reducir el consumo de azúcares libres a menos del 10% de ingesta de energía diaria (equivalente a unas 12 cucharaditas de azúcar al día). Como referencia, se estima que la presentación individual de bebida gaseosa más consumida en el Perú es de 410 mililitros, esta contiene aproximadamente 8 cucharaditas de azúcar.

Caso mejicano

México es uno de los países con más alto índice de sobrepeso y obesidad en personas mayores de 15 años. Según declaraciones en el diario Universal de México, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) opinó que la obesidad es uno de los principales problemas de salud pública en ese país. En 2014, se decidió aplicar el impuesto de 1 peso mejicano por litro para las bebidas no alcohólicas con aditivos de azúcar. Este impuesto representó un 10% de incremento del precio de venta al público.

Un estudio publicado en la revista Health Affairs, realizado por la Universidad de Carolina del Norte, evaluó los efectos de la medida fiscal mejicana en los años 2014 y 2015. Las evidencias demostraron los siguientes resultados:

  • La compra de bebidas azucaradas disminuyó 7.9%.
  • El caso más notorio fue en los hogares con menores recursos, donde el consumo se redujo en 11.7%.
  • Las compras de bebidas sin impuestos aumentaron en 2.1%, particularmente el agua embotellada.
  • Parte de los US$2.6 billones recaudados fueron destinados a la implementación de bebederos en las escuelas.

Nota:

Según la OMS, las bebidas azucaradas son definidas como todo tipo de bebidas que contienen azúcares libres. Las bebidas pueden ser refrescos carbonatados o no carbonatados, jugos y bebidas de frutas y vegetales, concentrados líquidos y en polvo, agua con sabor, bebidas energéticas y deportivas, té listo para tomar, café listo para beber y bebidas lácteas saborizadas.

Los azúcares libres son los monosacáridos, como la glucosa o la fructosa, y los disacáridos, como la sacarosa o el azúcar de mesa. Estos azúcares libres son agregados a alimentos y bebidas por el fabricante, cocinero o consumidor. También se refiere a los azúcares presentes naturalmente en la miel, jarabes, jugos de frutas y concentrados de jugos de fruta.

#ISC #bebidasazucaradas

Posts Relacionados

Comenta ahora